Si bien siempre se aconseja disminuir la práctica de deportes durante el verano, especialmente durante las olas de calor, también se puede disfrutar de esta estación llevando a cabo una práctica consciente y adecuada.

Algunos de los consejos que te vamos a dar hoy pueden parecer obvios, pero a veces, los detalles más sencillos son los que más pasamos por alto. Como por ejemplo, lo contraproducente e incluso peligroso de pedalear en las horas de máximo calor. Pero bueno, empecemos por el principio. 

¿Has visto disminuido tu rendimiento durante el verano? No te preocupes: no eres el único.
Sí es cierto que la disminución del rendimiento puede suceder a lo largo del año e incluso días concretos que pueden estar relacionados no solo con el aspecto meramente físico, sino con tu concentración o estado mental; durante los meses de calor, el rendimiento se ve afectado principalmente por la hidratación y el calor de la piel. Por lo tanto, una buena hidratación te asegurará un mayor rendimiento físico. De hecho, los especialistas en ciencias deportivas  afirman que “La temperatura corporal afecta al cerebro y al corazón. El organismo del ciclista intenta mantenerse en los niveles regulares de temperatura, es por eso que debe realizar un sobresfuerzo”.

 

Elige bien tus horarios de ruta 

Nuestro primer consejo es que la elección de un buen horario para tu ruta será algo indispensable para asegurarte un mayor disfrute y una absoluta prevención frente a los golpes de calor. Te recomendamos salir pronto por la mañana, 7:30-8 o a última hora de la tarde. Recuerda que las temperaturas en verano pueden ser muy elevadas, y aún llevando a cabo una correcta hidratación, puedes pasar un mal rato si no eliges bien tus horas de ruta. 

Una correcta hidratación

Tanto si practicas ciclismo de carretera o MTB, debes planear una correcta hidratación teniendo en cuenta factores como el tipo de ruta, si vas a pasar por puntos donde poder beber agua o qué alimentos comer antes de lanzarte a pedalear. 

Durante los meses de calor, debes beber con más frecuencia y planificar tu hidratación como algo primordial tanto durante la ruta como en la posterior recuperación. En relación a lo que hemos comentado sobre el rendimiento y la temperatura corporal, beber te ayudará a mantenerla baja y por lo tanto tu rendimiento se verá aumentado y la sensación de fatiga será menor.

 

También es importante la hidratación previa a nuestra salida para asegurarnos una buena circulación sanguínea, y por tanto un buen funcionamiento de nuestros músculos. Y todo ello combinado con alimentos ricos en minerales como el calcio, magnesio, hierro y sodio. 

Hidratarse tras la ruta: esencial

Es algo clave ya que todo lo que hemos perdido durante nuestra ruta, debemos recuperarlo. Especialmente en verano ya que sudamos mucho más y la pérdida es mayor. ¡Evitemos un malestar posterior innecesario!

Rebaja la intensidad

Durante los meses de calor más intenso, es recomendable reducir el ritmo por lo menos un 15% sobre lo que estemos acostumbrados. El “venirnos arriba” puede ser contraproducente ya que la exigencia para nuestro cuerpo puede generarnos, junto con el calor, una mala pasada. Con lo que volveríamos al principio: mantener una temperatura corporal idónea. 

Elige una bicicleta ligera y una buena equipación, y… ¡a rodar!

 

La nueva equipación de Biciboom